Tan lejos, tan cerca (poemas y foto)(3)

Estimados lectores, les entrego otros dos poemas, esta vez poemas en prosa, de la serie sobre el ángel que vengo presentando (ver 1 y 2), acompañados de una foto propia. Como saben, esta serie está inspirada en el film Tan lejos, tan cerca del cineasta alemán Wim Wenders.

 

Fotograma de Tan lejos, tan cerca
Fuente

 

Se había abandonado a las puertas de la ciudad prohibida. El destino hendía su rostro. Lo había visto en el agua estancada en las calles que su paso había dejado atrás. Se lo había espetado la mirada incierta de aquella mujer que sus manos habían tocado en un amanecer liviano y distante.

Sus alas pesaban cada vez más, como pesan las noches en el recuerdo.
Su cuerpo, antes joven y suyo, era hoja caída atascada en las fisuras
del asfalto. Forma desconocida, desarraigada.

Sus ojos se cerraban para huir del resplandor metálico y presuroso.
Un sueño de pájaro, de viento ligero, de nube rauda, se hizo
en él. Ahora era la oscuridad callada, un aliento perdido en la noche.

 

Foto propia

La noche se aferraba a su cuerpo. Sentía cómo la nostalgia de algo desconocido le invadía. Palpitaban en él trazos de una memoria que no le pertenecía. Aquella mano palpando su rostro sin encontrarlo. El olor de unos labios tan cerca de los suyos. Los pliegues y sinuosidades de la carne parecida a su sombra. Sintió el aire caliente e intemporal en su sangre. Era otro en la mirada deseosa de la noche.

Agradezco su receptividad. Saludos.